Cómo hacer un perfecto café con la cafetera italiana

Cómo hacer un perfecto café con la cafetera italiana,

Qué nececitas:

Cafetera Italiana,  en este caso hemos usado una Bialetti.
Molino de café para moler el café al momento.
Cafe recién tostado, Hemos usado nuestro Surazo que va perfecto para esta receta de café con la cafetera italiana.
Agua embotellada (que lleve minerales), nunca uses agua del grifo.

Entre los factores que intervienen en la preparación del café tenemos obviamente el café, el agua, la molienda, el tiempo de extracción y las cantidades.

Elige café de especialidad, son de mayor calidad y de mejor sabor. El café tiene que ser fresco, la fecha de tueste no debe superar un mes como máximo. Lo ideal es molerlo al momento, pero si no fuera posible, cómpralo molido, indica siempre que método vas a utilizar para hacerlo, para asegurarte que el punto de molienda es el correcto. Si usas café molido trata de consumirlo en periodos cortos de tiempo, cómo máximo una semana o dos después de abrir el paquete. Guarda el café en un recipiente hermético a temperatura ambiente y fuera de la luz directa del sol. Nunca lo guardes en la nevera ya que el café porque al sacarlo de la nevera como la temperatura ambiente es más elevada que la temperatura de la nevera el grano de café absorbe la humedad.

Escoge un agua de calidad y con minerales balanceados.  Un agua muy débil en minerales puede restar sabor a tu café y un agua con impurezas o malos sabores se sentirá en tu bebida final. En la cafetera moka o italiana el café empieza a extraerse cuando el agua alcanza temperatura de ebullición.  Por esto, es prácticamente imposible que podamos controlar la temperatura del agua.

Entre más largo  sea el tiempo de extracción, corremos el riesgo de obtener más sabores amargos y solapar los sabores frutales y ácidos.

MODO DE PREPARACIÓN:

La proporción de agua y café que se usen, obviamente junto con el tamaño de la molienda van a influir mucho en el sabor y cuerpo de nuestra bebida.  Con esto puedes jugar y hacer diferentes recetas hasta obtener tu favorita.

1.-  Muele el café un poco más grueso que para espresso.

2.- Dosifica y nivela. Llena el filtro con el café molido nivelándolo sin presionarlo. Puedes experimentar variando la molienda para descubrir que receta te gusta más. Nosotros hemos usado 20grs de café para una cafetera italiana de 4-6 tazas.

3.- Rellena con agua la base hasta antes de la válvula. Es importante que el agua no sobrepase este nivel y que el filtro no quede flotando.

4.- Pon la parte inferior de la cafetera en el fuego para calentar el agua ( si pones la cafetera con agua fría y el café dentro, pierdes muchos aromas en el tiempo de calentarse el agua). Una vez el agua está hirviendo introduce el filtro con el café y con cuidado de no quemarte cierra la cafetera y vuelve a colocarla en el fuego con la tapa abierta.

5.-Cuando el café empiece a salpicar baja la tapa y retira inmediatamente la cafetera del fuego.

6.-Revuelve el café antes de servir.  La primera extracción es siempre más concentrada y de esta manera homogeneizamos nuestro café.

Mantén limpia tu cafetera. Lava la cafetera después de cada preparación  para eliminar todos los residuos y aceites. Así  tu próxima taza de café no arrastrará sabores viejos o desagradables.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.